Cómo fortalecer el control de infecciones

El experto en bioseguridad en odontología, Enrique Acosta-Gío, obtuvo el premio James Crawford Lifetime Achievement Award otorgado por la Organización para la Seguridad, Asepsia y Prevención de Estados Unidos, por el trabajo que realizó durante la epidemia de la influenza H1N1 de 2009. Esta es la versión que se publicará en la próxima Edición Especial de Bioseguridad de DT, donde el Dr. Acosta-Gío explica los procedimientos de bioseguridad necesarios para fortalecer el control de infecciones en el consultorio odontológico.

  BIOSEGURIDAD EN LA CLINICA DENTAL  

«Los protocolos de bioseguridad para evitar el contagio de enfermedades han adquirido una importancia capital a raíz de la pandemia del coronavirus«.

Las clínicas y consultorios odontológicos son lugares seguros para la atención de la salud bucodental, pero existe evidencia genómica de la transmisión de infecciones en los consultorios dentales, cuando ocurren fallas en los procedimientos para el control de infecciones.

¿Confiamos en nuestros procedimientos?

Mientras exista transmisión comunitaria y se detecten nuevos casos de Covid-19, deberemos actuar para evitar la exposición, nuestra y de los pacientes, a SARS-CoV-2. Para atender emergencias durante la etapa de distanciamiento social o al reabrir, deberemos estar alertas ante la posibilidad de que pacientes, odontólogos o el personal de apoyo sean transmisores de este virus. Volveremos a trabajar en la clínica, bajo procedimientos “fortalecidos” para la prevención y el control de infecciones.

Profilaxis post exposición

Estaremos alerta a nuestras posibles exposiciones y la posible aparición de sintomatología. También vigilaremos al resto de nuestro equipo de trabajo y a los pacientes. En algún momento, ya no habrá más casos de Covid -19 y eso marcará un retorno a una nueva “normalidad”.

Tamizaje

Debemos esforzarnos por descartar que una persona sea portadora de SARS-CoV-2. La Asociación Dental Americana publicó estos consejos para evitar que el SARS-CoV-2:

  • Llegue al consultorio mediante un profesional de la salud o paciente.
  • Se disemine en la clínica por contacto o mediante aerosoles y salpicaduras.
  • Permanezca viable en superficies contaminadas.
  • Salga del consultorio en alguna persona expuesta no-intencionalmente.
  • Lo llevemos a casa en artículos o ropa contaminados.

Debemos entrevistar al paciente por vía telefónica antes de programar la cita. Debemos valorar su posible riesgo, hasta un alto nivel de certeza, de que no es portador del nuevo coronavirus. Deberemos seguir las pautas para realizar pruebas de laboratorio e interpretar los resultados que indiquen las autoridades sanitarias.

Aplicar sin excepciones los protocolos

Se tratará de evitar que haya visitantes o que el paciente venga acompañado.

Debemos avisar a los pacientes en caso de sospechar una exposición no intencional a SARS-CoV-2 en nuestro consultorio.

Control de infecciones

Existen recomendaciones, basadas en evidencia, son parte de la normativa de cumplimiento obligatorio en los consultorios dentales en México.

El control de infecciones se basa en cuatro principios:

  1. Actuar para estar sano
  2. Evitar el contacto con Material Biológico Potencialmente Infeccioso (MBPI)
  3. Hacer seguro el instrumental
  4. Evitar que se disemine la contaminación.

ACTUAR PARA ESTAR SANO

Capacitación

Para mantenernos sanos, debemos capacitarnos para aplicar los procedimientos recomendados. El cumplimiento permanente de estos procedimientos es un reto que requiere de técnicas de mejora continua y modificación conductual.

Debemos recibir las inmunizaciones recomendadas para los profesionales de la salud.

Exclusión del trabajo

El profesional o su personal de apoyo que presente fiebre o sintomatología respiratoria NO deberá acudir al consultorio.

Por el contrario, el profesional que ya se recuperó de Covid-19 y fue dado de alta con PCR negativo, puede ser de gran utilidad para el contacto con los pacientes sospechosos de infección por SARS-CoV-2.

Inventario

Es importante llevar un inventario de los materiales y vestimenta protectora disponibles para nuestro trabajo seguro.

Preparación del consultorio

Para facilitar la limpieza y desinfección de superficies, se retirarán de la sala de espera las revistas, juguetes y diversos objetos que puedan contaminarse.

Debemos imprimir y colocar carteles con recordatorios e instrucciones en lugares visibles, tanto para los pacientes como para el equipo de trabajo.

Distanciamiento

La preparación del consultorio incluye mantener el distanciamiento en la sala de espera y en el espacio clínico.

El masivo interés público por los guantes desechables ha sido uno de los síntomas sociales distintivos del Covid-19. (Foto: Richard Lenz, Especial para Dental Tribune)

  1. EVITAR CONTACTO CON MATERIAL BIOLÓGICO POTENCIALMENTE INFECCIOSO

Los procedimientos para la prevención y el control de infecciones se aplican a todos los pacientes sin excepción, ya que todos son potencialmente infecciosos.

Precauciones estándar

Son potencialmente infecciosos la sangre y todos los fluidos corporales, las secreciones y las excreciones. También son potencialmente infecciosas las membranas mucosas y la piel no intacta. En forma complementaria, existen precauciones específicas para la transmisión por contacto, por salpicaduras o por vía aérea.

Higiene respiratoria

Debemos seguir las recomendaciones para la higiene respiratoria y tener “modales” al estornudar o toser (“cough etiquette”).

Higiene y lavado de manos

Todos debemos lavarnos frecuentemente las manos. Ver recomendaciones de CDC.

Aerosoles y salpicaduras

Los odontólogos estamos particularmente expuestos a los aerosoles y salpicaduras generados por los procedimientos clínicos que realizamos en la boca de nuestros pacientes. Para reducir los aerosoles y salpicaduras:

  • Aplicar enjuagues bucales (peróxido de hidrógeno al 1.5%) para el paciente antes de iniciar los procedimientos.
  • Colocar siempre que sea posible un dique de goma.
  • Utilizar succión de alto volumen.
  • No utilizar la jeringa triple.
  • Utilizar técnica de 4 manos.
  • Emplear instrumentación manual, lo más posible.
  • Preferir radiografías extraorales, ya que las intraorales exigen mayor exposición a la saliva.

Vestimenta protectora

Nuestro trabajo nos exige estrecha proximidad con el paciente y nos resulta imposible mantener la “sana distancia”. Ante el riesgo de posible exposición a SARS-CoV-2, es insuficiente utilizar sólo una mascarilla quirúrgica sencilla. Uno de los cambios más notables será el uso de la vestimenta protectora que emplearemos en la consulta odontológica.

La vestimenta protectora debe ser impermeable para proteger la piel, las mucosas y la ropa de calle del profesional.

Protección facial

Emplearemos caretas (que se deben limpiar y desinfectar después de cada paciente). También utilizaremos mascarillas quirúrgicas o respiradores N95 (que se deben desechar después de cada paciente).

Utilizaremos batas desechables de manga larga, pijama quirúrgico y guantes de látex o vinilo.

Debemos seguir la secuencia recomendada para colocarnos la vestimenta protectora, cuidar su integridad durante su uso y cambiarla con cada paciente.

Es MUY IMPORTANTE seguir las recomendaciones para quitarse la vestimenta protectora sin tocar sus superficies expuestas, ya que podemos contaminarnos.

____________________________________________________________________

El doctor Enrique Acosta-Gío, DDS, PhD, es Jefe del Laboratorio de Microbiología, División de Estudios de Posgrado e Investigación, Facultad de Odontología, Universidad Nacional Autónoma de México.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Te puedo ayudar?
Hola!!
¿Podemos ayudarte?