El estrés te pudre la vida (y los dientes).

Pocas imágenes generan tanto rechazo como el de una boca sucia, con los dientes podridos, algo parecido al sentimiento que nos genera el estrés.

Durante la historia de la humanidad nos hemos ocupado y preocupado de nuestra higiene dental.

Aunque el primer cepillo de dientes con cerdas no se inventó en China hasta el año 1498 el blog del Canal Historia ya habla de cepillos de dientes con un concepto similar al actual entre las sociedades de Babilonia y Egipto, hace más de 5.000 años.

Si quieres saber por qué se llaman cerdas es porque al principio estaba hecho de pelos de la nuca del cerdo, atado a huesos o bambú.

Puedes leer el artículo aquí.

primer-cepillo-dientes
Créditos foto: canalhistoria.es

Anterior a eso una simple rama o un palillo servía para mantener una higiene “digna” al menos visualmente.

El uso de hierbas aromáticas que aclaraban y daban frescor al aliento también formaba parte de esa salud bucodental.

El enemigo invisible de tus dientes.

Los avances de la ciencia, la investigación y sobre todo la necesidad de la sociedad de mantener una higiene dental adecuada poco a poco nos han abierto los ojos a otro tipo de suciedad.

La que no se ve.

Y es que puedes ser un maniático de tu limpieza, usar enjuagues, hilo dental, cepillo eléctrico y visitar a tu dentista con asiduidad.

Nada de eso te librará de los efectos del estrés.

Y no hace falta que te digamos que el estrés es perjudicial para tu cuerpo, están empíricamente demostrados los efectos negativos sobre el sistema nervioso, el digestivo, el circulatorio e incluso el reproductor.

¿Por qué se iba a salvar nuestra dentadura de esa influencia negativa?

Efectos del estrés en nuestro sistema digestivo.

Ya hemos dicho que está demostrado que el estrés afecta negativamente a nuestro sistema digestivo.

De hecho todas las emociones lo hacen.

¿Quién no ha sentido un pinchazo en la barriga por culpa de los nervios?

¿O mariposas en el estómago al cruzar la mirada con su amor platónico?

Por lo tanto, aunque de los efectos positivos no tenemos que preocuparnos más de lo estrictamente necesario, sí que es de vital importancia dar atención a los efectos negativos que ese estrés puede causarnos.

Y aunque a veces nos cueste asociarlos como tal, nuestros dientes son la primera línea de defensa de nuestro sistema digestivo.

Nuestros dientes son la primera línea de defensa de nuestro sistema digestivo.

Se encargan de masticar, cortar, trocear y adaptar la textura y tamaño de los alimentos a la adecuada y óptima para su digestión.

Por lo tanto debemos conocer las patologías que pueden desarrollar si se ven sometidos a mucho estrés.

Patologías dentales asociadas al estrés.

Se ha demostrado que hay una gran variedad de patologías asociadas al estrés.

Algunas se manifiestan de forma visible, como las enfermedades periodontales, las caries, etc.

Otras pueden ser menos evidentes pero con claros indicadores de que algo no va bien.

Por ejemplo.

El dolor mandibular puede indicar que estamos padeciendo bruxismo, un aumento de la presión entre la mandíbula superior y la inferior (debido a la tensión acumulada).

Las consecuencias del bruxismo van desde el desgaste del esmalte por el aumento del roce entre las piezas dentales hasta heridas en el interior de la cavidad oral o en la lengua.

Una férula de descarga nocturna en estos casos puede aliviar alguno de estos síntomas y retrasar los efectos de las consecuencias.

estres-bruxismo
El bruxismo puede ser síntoma de estar sufriendo estrés.

Otras patologías asociadas al estrés tienen que ver con las periodontales, inflamación, sangrado de las encías, además de dolorosas son muy molestas.

Un buen cepillado y un enjuague pueden ser esenciales para calmar estas molestias, aunque hablando de enfermedades causadas por el estrés nuestro principal interés debe estar enfocado en reducir esa ansiedad y preocupación.

Combatirlo será una parte esencial de la recuperación, bien con ejercicios de relajación y respiración, terapias psicológicas u otras técnicas.

Los niños también sufren estrés.

No debemos de olvidar a nuestros niños y jóvenes.

Las épocas de exámenes, los cambios hormonales e incluso en algunos casos los cambios de estación, del verano al invierno, pueden generar momentos de estrés en su caso.

Ese estrés puede afectar a la salud de sus dientes favoreciendo, en algunos casos, la aparición de caries, las cuales si no son vigiladas y tratadas a tiempo pueden derivar en patologías más serias.

Como adultos somos responsables de cuidar su salud emocional, pero también su salud bucodental y su alimentación.

estres-niño-caries
Debemos cuidar especialmente la salud bucodental de los niños para prevenir problemas posteriores.

Cuidando aspectos como la correcta higiene, las visitas programadas para la limpieza y cuidados de sus dientes así como una alimentación equilibrada que huya de los azúcares y los alimentos ultraprocesados podremos prevenir y retrasar la aparición de esas indeseadas caries.

Y en lo referente al estrés, como adultos somos los responsables de ayudarles a comprender la importancia de gestionar situaciones difíciles de una forma natural y libre de estrés.

Liberándoles de las exigencias irrazonables y de objetivos poco realistas y minimizando el estrés, la presión y las cargas emocionales innecesarias.

Donde encontrar al dentista ideal.

Al final lo más importante para que el estrés no te pudra los dientes es que controles tus niveles, y los de los más jóvenes, de ansiedad.

Pero algo que también te ayudará a mantener esos dientes limpios como una patena es la elección de un profesional de confianza.

No solo alguien a quien ir cuando ya el daño esté hecho.

Sino alguien que te pueda ayudar a prevenir ese daño.

Un odontólogo.

Si está cerca de tu casa mejor.

Y si tiene buenas valoraciones de otros pacientes…

Y si además te entra en el seguro…

Para saber quien es lo tienes muy fácil, solo tienes que entrar en Busca.Dental y en nuestra base de datos tienes más de 20.000 clínicas odontológicas a tu disposición.

Para buscar por geolocalización.

Pero también por valoración.

Y si eres una clínica odontológica o un profesional del sector y quieres ayudar a personas que sufren de estas patologías causadas por el estrés, si sabes cómo ayudarles, busca tu clínica en nuestra base de datos y regístrala para que te puedan encontrar con mayor facilidad.

Esto es Busca.Dental.

Bienvenidos, pacientes y profesionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Te puedo ayudar?
Hola!!
¿Podemos ayudarte?