Me entero de mi mal aliento por la mascarilla

Lo que dice la halitosis de la salud bucal y cómo evitarla

  • El 30% de la población adulta padece o ha padecido en alguna ocasión halitosis o mal aliento
  • «Los restos de saliva se quedan retenidos en la mascarilla y al secarse pueden generar un olor desagradable»

Son incómodas, dan calor y huelen mal. Son las tres quejas más comunes en lo que a mascarillas se refiere. La última se repite cada vez más en redes sociales. Pero realmente, ¿es la mascarilla lo que desprende un olor desagradable o es nuestro aliento? Según datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población adulta padece o ha padecido en alguna ocasión halitosis o mal aliento. Hablamos con la Dra. Carmen Martín Carreras-Presas, secretaria de la Junta de Gobierno del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM), para que nos saque de dudas.

Si el uso es el adecuado, la mascarilla no huele mal

Las mascarillas están hechas de un material que al venir de fábrica no huele, pero debemos tener en cuenta que su función es evitar que las pequeñas gotas que salen de nuestra boca se queden suspendidas en el ambiente. «Esos restos de saliva se quedan retenidos en la mascarilla y al secarse pueden generar un olor desagradable. Cuando hablamos de mascarillas quirúrgicas, que son las recomendadas para la población general, su vida útil es de 4 o 5 horas. Si superamos esa indicación, se satura y deja de filtrar y el olor fuerte se incrementa. Para evitarlo hay que darle el uso para el que están programadas», explica la doctora.

Si hablamos de las FFP2 su durabilidad es mayor, de unas 24 horas. Esas mascarillas evitan que contagies y que te contagien. «La podrías volver a utilizar hasta cinco días en periodos de 4 horas y dejándola secar al aire durante un día tras cada uso«, añade Martín Carreras-Presas. No obstante, ese olor fuerte suele estar relacionado con un caso de halitosis o mal aliento, del que ahora, al utilizar mascarillas, somos más conscientes.

Causas de ese mal aliento

El 90% de los casos está relacionado con problemas de la cavidad oral, específicamente, la causa principal suele encontrarse en la lengua o en las encías. «Las papilas de lengua retienen restos de alimentos, por eso es tan importante el cepillado de esta zona tras la ingesta. Lo ideal es que si una persona detecta mal aliento es que vaya al dentista ya que puede necesitar una limpieza o estar enfrentándose a una infección que no duele habitualmente, pero puede terminar complicándose, como la enfermedad periodontal», asegura la dentista.

Pero ¿qué ocurre con el 10% restante? Esa parte mínima suele estar relacionada con causas sistémicas, es decir con enfermedades. «Por ejemplo las personas con una diabetes mal controlada pueden tener un aliento que recuerda a manzanas podridas. En el caso de problemas gástricos los nitratos pueden dar un aliento característico, al igual que si se padecen problemas hepáticos o renales, o en personas que siguen dietas muy estrictas y entran en cetosis metabólica«.

Para evitar un problema de halitosis, Carmen Martín Carreras-Presas recomienda

«acudir al dentista de forma regular y utilizar hilo dental para eliminar cualquier resto de comida y evitar que se descomponga entre los dientes».

Chicles y mascarilla, ¿aliados contra el mal aliento?

Es uno de los recursos más comunes para hacer frente a un problema de halitosis. Termino de comer, chicle. Me huele mal el aliento, chicle. Es un buen recurso si estamos fuera de casa y no podemos lavarnos los dientes, pero cuidado, porque en exceso puede incluso empeorar la situación.

Itziar Nodal (Uppers)

Compartir:

Un comentario en «Me entero de mi mal aliento por la mascarilla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Te puedo ayudar?
Hola!!
¿Podemos ayudarte?