Paga 10.000 euros a una clínica dental de Dentix y se queda edéntulo

Un vecino de Campdevànol (Girona) de 68 años lleva tres meses sin dientes a la mandíbula de arriba porque la clínica dental no le pone los implantes. Una semana antes del estado de alarma por el coronavirus, acudió a la clínica Dentix d’Olot para que le extrajeran los nueve dientes con el compromiso que al cabo de unos días le colocarían los nuevos. Con el estado de alarma, sin embargo, la clínica no se ha puesto en contacto con él ni han respondido a las llamadas y mails desde entonces.

Su hija explica que lo está viviendo con mucha angustia y que sienten que los han “estafado“. Se trata de una empresa con 3.200 trabajadores a todo el estado, que ha pasado por dificultades económicas. Hace unas semanas presentó un ERTE y un concurso voluntario de acreedores.

Sin dientes

Antonio Ramírez, de 68 años y vecino de Campdevànol, está viviendo con mucha angustia el hecho de no saber qué pasará con el tratamiento dental que lleva esperando desde principios de marzo, unos días antes del estado de alarma por la Covid-19. Lleva tres meses sin poder comer con normalidad y saber cuando le pongan los implantes que la clínica Dentix de Olot se comprometió a ponerle después de pagar 5.400 euros y financiar unos 6.000 euros más. “Psicológicamente está fatal, muy nervioso, no duerme, está irritable y mal, no es mi padre”, denuncia a su hija, Jèssica Ramírez. El confinamiento de estos días, añade, lo ha empeorado todavía más.

Explica que oye que lo han “estafado” y que lo peor de todo es no saber con quién tiene que hablar ni cómo se podrá resolver. “Mis padres han trabajado toda la vida y ahora podían vivir bien y hacer cosas de jubilados pero se siente muy impotente, le decimos que es como perder un coche (el valor del tratamiento pendiente)“, añade la hija. Recuerda que cuando su padre se decidió para hacerlo, le aconsejaron buscar alguna clínica que le quedara cerca. Él se decidió por la de Olot porque “le parecía que estaría más protegido porque era una clínica grande”.

Más allá de la Covid-19

En el momento de la extracción de los dientes, le dijeron que a la semana siguiente lo visitarían para sacarle los puntos y que, una vez se le cuidara, le pondrían los implantes. Al cabo de pocos días se declaró el estado de alarma y ya no hubo ninguna comunicación más con la clínica. Y los puntos se los tuvo que sacar él mismo en casa. “Los primeros días creímos que estaba por el estado de alarma, no sabíamos que había alguna cosa mayor detrás”, detalla Ramírez.

A mediados de marzo, Dentix presentó un ERTE que afectaba a casi la totalidad de la plantilla, a unas 3.200 personas. El motivo fue el estado de alarma, que los llevó a suspender temporalmente la actividad con el cierre de todas sus clínicas. Desde la Agencia Catalana de Noticias, quien ha adelantado esta información, se ha intentado contactar con la responsable de la clínica de Olot pero no ha habido respuesta.

[Vía El caso, BCN]

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat